• Regresar a página principal
minilogosocial facebook box blue 24social twitter box blue 24   pasionporlavidalogosocial facebook box blue 24social twitter box blue 24
logonaranja
udihaciendocambio

Entrevista a Verónica, activista por los derechos de los usuarios de drogas

entrevistaVeronicaUD750

Entrevista a Verónica, que desde hace más de 20 años es una activista nacional y regional para el reconocimiento de las y los usuarios de drogas como sujetos de derechos. Se desempeña como formadora de pares para la reducción del daño y la prevención del VIH y las ITS. Veronica es de Argentina.

"Las políticas e intervenciones de reducción del daño deben ser dirigidas a todos los consumidores de drogas, inyectables y no inyectables"

"En América Latina la discriminación es una de las principales barreras que tenemos los usuarios de droga para el acceso a los servicios de salud y los relacionados con el VIH. Somos discriminados en los servicios de salud, por nuestras familias, nuestros padres, nuestros hijos. Las mujeres y jóvenes representan el grupo más invisibilizados, lo cual no hace más que agravar la discriminación y la exclusión social. Y a ésto se suman las leyes punitivas: por lo general son muy severas y penalizan a los usuarios. Además siguen identificando a todas las personas usuarias como si hicieran un uso problemático de sustancias.

Las drogas siguen estando asociadas al concepto de delito. Los usuarios seguimos siendo considerado por la sociedad como unos delincuentes, sin distinción alguna, y no tenemos credibilidad.

Las redes de pares que realizan acciones de reducción del daño siempre están al límite de lo ilegal, por la interpretación que se da al mismo concepto de la reducción de daño y la apología de las drogas. Es necesario entender la reducción del daño en su totalidad y adaptar la terminología a todos los usuarios de drogas, inyectadas y no inyectadas.  Los programas que existen en la región se dirigen en su mayoría a los usuarios de drogas inyectables, perdiendo de vista el resto de la población que hace uso de otras sustancias. Todos somos de igual manera vulnerables frente al VIH.

No se trata solo de distribuir jeringuillas, sino de pensar, por ejemplo, en aquel amplio grupo de personas que hacen uso de drogas inhaladas, que necesitan información sobre el uso de los inhaladores y tener acceso a estos insumos. Significa también tomar en cuenta a los usuarios de drogas sintéticas, en creciente aumento dentro de la sociedad. Reducción del daño es también minimizar los efectos adversos de las drogas, por ejemplo usando sustancias paliativas.

Y significa también prevención y atención del VIH: acceso a testeo, condones e información. Los que vivimos con VIH, hepatitis y/o alguna otra enfermedad asociada, tenemos problemas de adherencia por el mismo miedo a la discriminación y el temor a ser señalados y denunciados. Hay personas que llegan a decir que ya no consumen, cuando en realidad sabemos que no es cierto. No es el uso de las sustancias, sino la acción de negarlas, lo que impide que recibamos la atención que necesitamos.

No existen políticas integradas de reducción del daño con la prevención y atención del VIH que estén adaptadas a las realidades nacionales. Esto se debe a la poca atención que se está dando al tema de las drogas y a la falta de estudios y evidencias. Para poder conocer y responder a las necesidades de los usuarios es fundamental que estemos involucrados y participemos activamente en la planificación, ejecución y dirección de las políticas y programas que tienen que ver con nuestras vidas".

Fuente de la foto: Verónica

FacebookTwitter