• Regresar a página principal
minilogosocial facebook box blue 24social twitter box blue 24   pasionporlavidalogosocial facebook box blue 24social twitter box blue 24
logonaranja
udihaciendocambio

Las brechas en la respuesta a las necesidades de los y las jóvenes de las poblaciones clave

somosgay750

Las necesidades específicas de los jóvenes de las poblaciones clave son descuidadas tanto por los programas destinados a los jóvenes, y por los programas para adultos de las poblaciones clave.

Los adolescentes y los jóvenes de las poblaciones clave (HSH, trans, trabajadoras/es sexuales, usuarios de drogas, privados de libertas, mujeres) tienen un riesgo significativamente mayor ante el VIH que la de sus compañeros de más edad en estas poblaciones. Los estudios son limitados, pero muestran consistentemente que los adolescentes y jóvenes de las poblaciones clave son aún más vulnerables que los grupos de mayor edad a las ITS, el VIH y otros problemas de salud sexual y reproductiva. Desarrollo físico, emocional y mental rápido, factores psicosociales y socioeconómicos complejos y limitado acceso y utilización de los servicios aumentan su vulnerabilidad y riesgo. En particular, para los menores de 18 años, la política y las barreras legales relacionados con la edad de consentimiento a menudo impiden el acceso a una gama de servicios de salud, incluyendo pruebas de VIH y consejería (CPV), la reducción del daño y otros servicios prestados específicamente para las poblaciones clave. Dichos obstáculos también limitan la capacidad de los adolescentes para ejercer su derecho a la toma de decisiones informadas e independientes.

Los adolescentes de las poblaciones clave pueden enfrentar el estigma, la discriminación y la violencia aún mayor que la que se enfrentan las personas mayores de las poblaciones clave. Ante el temor de discriminación y / o posibles consecuencias legales, muchos adolescentes de las poblaciones clave son reacios a asistir a los servicios de diagnóstico y tratamiento. En consecuencia, permanecen ocultos a muchas intervenciones esenciales de salud, lo que perpetúa aún más su exclusión. Datos epidemiológicos y de comportamiento fiables y representativos sobre los adolescentes y jóvenes de los grupos clave de la población siguen siendo limitados. Los jóvenes siguen siendo en gran medida invisibles en la vigilancia rutinaria del VIH y en la investigación sobre la prevalencia y el riesgo de VIH.

Esta falta de datos a menudo conduce a que sus necesidades específicas no sean debidamente atendidas en las políticas y programas destinados a los jóvenes.

*Foto: SOMOSGAY

FacebookTwitter